Gran Trail Ternua Sobrarbe 2016

 

Foto: Monrasin (Corriendo por la sierra)
Hoy voy a estrenar etiqueta en el blog: la de carreras de montaña o trail running. Empezaré diciendo que, aunque hace ya unos 6 años que hice la primera (ha habido altibajos) ni soy una experta ni una profesional del tema, sólo una “aficionadilla” que intenta disfrutar del recorrido y se siente feliz de terminarlo, sin más. No compito y no me mido con los demás (porque a mi nivel no tendría sentido), sólo con la naturaleza y conmigo misma (lo cual no quiere decir que no admire a los que llegan en la mitad de tiempo que yo). Tampoco os voy a contar ahora cómo llegué a ésto ni mi trayectoria, así que tras esta breve intro nos metemos en el tema de hoy, que no es otro que la Gran Trail Ternua Sobrarbe, que se celebró el pasado 25 de junio.

Era la cuarta vez que participaba y la verdad es que tengo un cariño especial a esta prueba, porque hace 3 años fue la primera que hice después de tan sólo 6 meses de terminar con la quimio y radioterapia. En aquella ocasión fue la maratón y después de completar los 42 km que separan L´Ainsa de Bielsa por el portillo de Tella, no pude hacer otra cosa que romper a llorar de pura emoción. Pensarme unos meses atrás cuando por mi cabeza rondaba la idea de que ni siquiera sería capaz de volver a la montaña porque no podría llevar una mochila y ver que no sólo había sido capaz, sino que además lo había hecho llegando dentro del tiempo de corte, fué un subidón tremendo.

Este año, meses atrás cuando había que inscribirse y consciente de que no iba a poder entrenar mucho, me apunté directamente a la Trail de 23km. Y efectivamente, como al poco entreno se le había sumado otro poco de anemia, llegué el viernes a L´Ainsa con un estado de forma patético y bastante poco motivada para correr. Pero ves el ambientillo, te encuentras con los amigos, y te vas animando… La noche del viernes al sábado no pegué ojo y me levante con un dolor de cabeza tremendo (de esos que sabes que no se te van a pasar en todo el día tomes lo que tomes). Estuve horas centrifugando pensamientos acerca de si finalmente saldría o no. Quedarme tranquilamente toda la mañana en la cama y darme un paseíto por el pueblo, en ese momento era lo más tentador. Mis amigos habían madrugado más para hacer la Gran Trail, así que estaba yo sola y sin nadie que me empujase. En un acto heroíco me levanté con la intención de ir a la salida para decir que no salía (ja!) y preguntar si había algún modo de llegar a Bielsa hacia las 15.00h que era aproximadamente cuando mis compis llegarían allí (🙊 eso sí, por si acaso me fuí vestida para la ocasión y con mis mochilas preparadas no fuera que al final me diese el punto…). Os ahorraré los detalles, el caso es que fuera cual fuese mi proceso mental, algo más fuerte que yo tiraba de mí y no sé cómo, me ví en el autobús que nos trasladaba hasta la salida en Plan. Una vez allí, entre el verde, los fabulosos paisajes alpinos de la zona y el ambientillo de la salida… no podía hacer otra cosa más que intentarlo.

2016-06-25 09.54.17-2

Me dí permiso para hacer lo que me apeteciera. Si llegaba a Gistaín estupendo, si llegaba a Serveto mejor. Me daría la vuelta y esperaría en Plan. Más allá de eso, sería para terminar con todas las consecuencias.

La subida de Plan a Gistaín fue tremenda, no podía ni con el pelo, y la verdad es que me costó bastante. Pero al llegar me supo a poco y decidí continuar hasta Serveto. En ese tramo me recuperé un poco y me vine arriba, y eso que cada vez que intentaba trotar la cabeza me retumbaba como si tuviese un concierto de heavy metal dentro. Como ví que la compañía iba a ser agradable (¡gracias “escoba”! 😉 ) pensé que para esperar 4 horas en Plan, mejor las invertía en tirar hacia Bielsa. Hacía bastante calor, la subida a la Cruz de Guardia es larga pero relativamente tendida (para mí fue peor la subida a Gistaín), el sol caía a plomo a esas horas pero un avituallamiento inesperado con agua extra a mitad de la subida lo hizo más llevadero (yo que iba racionándome la poca que me quedaba hasta llegar arriba… fué una bendición), conforme subía me iba animando y una vez arriba, con esas vistas tan espectaculares, mis males se iban pasando. Coincidí algún tramo con Mariano Navascués (de Chino Chano) y compañía y en ocasiones con otro par de chicas, y aunque ellos no lo sepan contribuyeron enormente a que yo tirase para adelante (¡gracias también, chic@s!). Y puestos a ello, mil gracias también a Ramón (de Corriendo por la Sierra) que estaba allí, en Cruz de Guardia, haciendo fotos y me pilló en un par (como la de arriba) que son un auténtico regalo para mí (normalmente soy yo la que llevo la cámara y hago las fotos, y como tampoco me entusiasma posar, tengo muy pocas en las que salga yo… salvo algún selfie descolorido)

2016-06-25 12.58.03
 a mitad de subida a la Cruz de Guardia
Avituallamiento para reponer fuerzas y ya sólo quedaba “dejarse caer” los 9 km de preciosa bajada por senda entre bosque (después de un pequeño tramo de prado alpino), a resguardo del sol, sin pausa pero sin ninguna prisa, me daba igual tardar media hora más que media hora menos, estaba ya más que satisfecha de lo que había hecho, y además, incluso con todavía el dolor de cabeza residual, estaba disfrutando un montón. Siempre he dicho que el bosque me revitaliza, tiene una energía que conecta con la mía y me sentía feliz, en solitario, yo conmigo misma.

IMG_20160629_000210
selfie descolorido bajando por el bosque hacia Bielsa
Cuando finalmente llegué a Biescas, llegaban también a mi par varios corredores de la Gran Trail (como era de esperar) ¡madre mía y pensar que llevaban 50km más!!! Bueno, yo había conseguido lo que quería (en realidad ni siquiera sabía que lo quería) y eso era todo lo que me importaba. La verdad es que, aunque no había hecho más que algo parecido a las salidas que suelo hacer como entrenamiento cualquier fin de semana, llegué con una satisfacción interna como pocas otras veces.

Satisfacción…

  • por conseguir levantarme de la cama, a pesar de mi flojera y el dolor de cabeza que me invitaban a quedarme
  • por llegar al punto de salida ¡y salir!
  • por terminar
  • por haberlo hecho, por primera vez, yo sola (y con ésto me refiero a “sin mis amigos”, que suelen tirar de mí cuando flaqueo, ya que ellos hicieron la maratón)
  • porque realmente disfruté del día y del magnífico recorrido (habría sido imperdonable perdérmelo😉)

2016-06-25 15.32.09
selfie con más color al llegar a Bielsa
Finalmente una duchita con agua recién traída de algún ibón, piscina… y el tormentón que se empezaba a preparar, antes de comer ya junto con mis coleguis 🙂

Conclusión: aunque en ningún momento me lo planteé como un reto (es decir, si lo hacía bien y si no también), el haberlo hecho me ha aportado más de lo que pensaba. Creo que muchas veces no importa qué decisión tomemos, sino cómo nos hace sentir la decisión que hemos tomado. Haberme quedado no habría cambiado nada en mi entorno ni habría afectado a nadie, a lo mejor habría sacado mis apuntes y habría estudiado un poco para acallar la conciencia, pero dudo mucho que yo me hubiese sentido mejor. Saber o imaginar cómo me iba a sentir después… creo que fué lo que me dió el empujón.

2016-06-28 21.21.05

Gracias a la Organización y a todos los Voluntarios, que en esta prueba siempre han sido excepcionales, la gente del Sobrarbe se vuelca de verdad, este valle es absolutamente magnífico y todo en conjunto hace este evento especialmente recomendable.

Espero con gran ilusión poder repetir una vez más el año que viene. No me importa si lo hago mejor (que ojalá…) sino terminar con la misma sensación que este año. Ese ha sido mi premio y estos son el tipo de premios que quiero tener.

De momento, después de estas micro-vacaciones de fin de semana, vuelvo a la silla y a los estudios…

 

Notas:

*El Coaching funciona (“autocoaching” en este caso)

*Estas barritas también funcionan 😉 Aunque los avituallamientos estaban muy bien surtidos con fruta abundante, me lleve alguna por si necesitaba algo más, y me fueron superbien.

Anuncios

9 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Isabel dice:

    Aficionada tu??? Ya claro!!! Con esa fuerza de voluntad que tienes puedes hacer lo que quieras. Enhorabuena!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias! Pero sí, aficionadilla, que hay cada “máquina” por ahí… y tú lo sabes bien que tienes uno cerca 😉

      Me gusta

  2. Pepe dice:

    Tremendo , qué bonito , sigue así María que nuestro motor es la ilusión

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, y los buenos amigos también ayudan…;-)

      Me gusta

  3. Conoci tu blog por casualidad, me alegro de que así fuera, eres una persona digna de admirar
    Enhorabuena y gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias!…Y gracias a tí por leerlo 😉 si te ha gustado soy yo la que me alegro

      Me gusta

  4. Angel dice:

    Hola María. Soy tu “escoba”. Un placer compartir kms contigo. Ese día descubrí el verdadero significado de la palabra “rasmia”

    Le gusta a 1 persona

    1. No lo dirás por mí… JaJaJa!!! Hola Ángel. Encantada de saludarte de nuevo, el placer fué mío y te puedes sentir orgulloso de haber cumplido tu misión a la perfección 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s